"Muchacha en la ventana" de Salvador Dalí

"Muchacha en la ventana" de Salvador Dalí

martes, 17 de noviembre de 2015

Un año en Bruselas en medio del caos y el horror

Ya han pasado 3 meses desde mi última actualización en el blog. Estos  meses han sido de lo más ajetreados, demasiadas novedades, nuevas rutinas, una mudanza… En definitiva, poco tiempo para seguir escribiendo. Que lamentablemente, en mi opinión, no son más que excusas, la verdad.  Quienes me conocen saben que a mí no me gusta la expresión “no tengo tiempo”, sino que considero que simplemente surgen otras prioridades que provocan que dejes de lado ciertas actividades. Y eso creo que es lo que me ha pasado a mí estos meses.¿Por qué he decidido hoy volver a publicar algo en el blog? Pues la verdad es que no sé si es porque en el fondo pesaba sobre mi conciencia el hecho de ver morir algo en lo que aposté desde el primer minuto, en el que he dedicado mucho tiempo y esfuerzo o porque en el fondo me hace tremendamente feliz, ya que es mi escape, mi medio para poder expresarme e informar sobre hechos de actualidad. Y en estos momentos, creo que más que nunca hay hechos que me remueven las entrañas y por los que no puedo estar callada. Necesito poder expresarme, seguir lanzando preguntas al aire, invitando a la reflexión, que nos planteemos cosas que antes no hacíamos, que reaccionemos, porque creo que es algo que está faltando mucho últimamente, la comunicación, la libertad de expresión…
En concreto, quiero hablar de cómo está transcurriendo mi año en Bruselas desde el punto de vista personal y humano. Desde que se produjo el atentado contra el semanario satírico francés, Charlie Hebdo, el pasado 7 de enero de 2015, para muchos la vida aquí indirectamente y en nuestro subconsciente no ha sido igual. Muchos hemos empezado a darnos cuenta de que Bruselas poco a poco se está convirtiendo en el centro neurálgico del horror y del terrorismo islámico.
Sí, es verdad, que llevamos una vida normal y que igual ha reinado el caos y el miedo los primeros meses del año, pero poco a poco la situación se fue normalizando, porque no puedes dejar de llevar tu vida y mucho menos vivir con miedo. Pero tras la masacre de Paris este fin de semana esos hechos han vuelto a mi memoria y he revivido situaciones que me han hecho plantearme muchas cosas. Igual esos hechos tenían más importancia de lo que creíamos. Igual no se trataba de hechos aislados y controlados, sino que esto es incluso más serio de lo que nos cuentan, y en mi opinión esto no ha hecho más que empezar y que para nada es algo que tenga una fácil y rápida solución. Recuerdo como si fuera ayer,  aquel sábado 31 de enero en el que  fui desalojada de un festival de música “Antitapas” celebrado en el famoso barrio de Molenbeek por una alerta de bomba y en el que a punto estuvimos de morir por avalancha, ya que apagaron la música sin darnos ningún motivo y no hacíamos más que ver a policía sacándonos a empujones.  En enero, también la policía belga abatió a dos presuntos yihadistas tras asaltar su escondite en Verviers, una ciudad a sólo una hora y media de Bruselas. Llevamos  casi un año en alerta amarilla, con militares armados con metralletas en los edificios institucionales, de hecho durante el mes de enero y febrero se sucedieron más de 35 alertas de bombas o denuncias por paquetes sospechosos, en una ocasión tuvieron que ser evacuados algunos edificios como la embajada de Estados Unidos, tres edificios administrativos del Parlamento Europeo o el Palacio de Justicia debido a que había vehículos sospechosos aparcados en los alrededores. En Bélgica también residía Ayoub El Khazzani, el joven que intentó atacar un tren que iba de Amsterdam a París.
Hechos que no sólo estoy volviendo a recordar, sino que estoy empezando a sufrir otra vez. La alerta amarilla continua, las falsas alertas de bomba se suceden, se cortan calles y túneles de acceso a los puntos centrales de la ciudad. Se suspende un partido amistoso entre la selección española y la belga, en el que se podrían haber congregado miles de aficionados, y en el que se podía haber desencadenado un desenlace terrible. Y  creo que el hecho de que Molenbeek sea considerada el principal refugio de yihadistas en la UE,  y que compartamos edificio con una representación diplomática hacen que el miedo se apodere de mí cada vez más, que me plantee, que nadie está libre en estos momentos de la muerte.
Si igual estoy siendo demasiado subjetiva y catastrofista, pero creo que es hora de pararse pensar que esto no ha hecho más que empezar y que igual nos estamos enfrentando a una nueva guerra religiosa.

martes, 18 de agosto de 2015

Flowertime en Bruselas

Yo siempre pensé que el mes de las flores era el mes de mayo, pero es verdad que estando aquí creo que el mes de agosto también puede ser una buena ocasión para disfrutar de ellas. Ya sea porque es un mes en el que Bruselas se llena de turistas o porque la temperatura se parece más a la de la primavera que a la del verano en sí. Lo cierto es que en este mes siempre hay algún evento relacionado con las flores. Por ejemplo, desde 1971 de manera bianual se construye una gran alfombra floral con las begoñas como protagonistas que cubre prácticamente toda la Grand Place y que por lo visto debe ser una maravilla. Digo esto, porque lamentablemente el año pasado me mude tarde y no lo llegue a ver, por lo que tendré que esperar al año que viene para contemplarla. Sin embargo, desde hace dos años de manera bianual también e intercalándolo con la alfombra floral tiene lugar el Flowertime. Por lo que este fin de semana he podido disfrutar de este otro evento también relacionado con las flores. En concreto, se trata de una exposición de arte floral que comenzaba en la Grand Place y continuaba por el Ayuntamiento. 25 artistas y creadores florales de Flandes, Bruselas y Valonia,  han sido los artífices de estas maravillas inspiradas en el arte barroco italiano. Para ello, estos artistas han utilizado alrededor de 50.000 plantas y flores para revestir los tapices, las pinturas y las esculturas que decoran las paredes del Ayuntamiento convirtiéndolas en un autentico jardín. La visita comenzaba en el vestíbulo y continuaba en el primer piso, pasando por la Galeria Grangé, la Sala del Consejo Municipal y la Sala Maximiliana, la escalera de honor y su rellano, la Sala Gótica y finalizaba en la Sala de Matrimonios.

Un auténtico espectáculo de colores y aromas que merece la pena visitar.

viernes, 12 de junio de 2015

España y la Unión Europea celebran los 30 años de la firma del Tratado de Adhesión


Un día como hoy, hace 30 años, la vida de todos los españoles cambiaba por completo, y es que el 12 de junio de 1985 España firmaba el Tratado de Adhesión a la Comunidad Económica Europea,  lo que actualmente se conoce como Unión Europea. Aunque su entrada oficial en Europa no sería hasta el 1 de enero de 1986. Este paso ha supuesto cambios significativos en el estado de bienestar que teníamos, y durante 3 décadas estos cambios se han ido consolidando y reafirmando. La integración no ha sido fácil, ha supuesto sacrificios pero también ha sido beneficiosa en diversos aspectos.
Se consolidó y se estabilizó la democracia,  se liberalizaron y ampliaron los mercados. Debido a la libre competencia, se regularizaron algunos sectores como el de la agricultura. Se eliminaron los controles transfronterizos entre los países de la Unión Europea, lo que permitió viajar libremente. Vivir y trabajar en el extranjero es ahora más fácil. Se europeizaron algunos asuntos de justicia e interior. Se fortaleció la política exterior y de seguridad. La recepción de fondos estructurales y de cohesión nos han permitido crecer económicamente e igualarnos en algunos aspectos con el resto de Estados miembro. Se implantó una moneda única europea. De hecho, cada día se apuesta más por hacer más democráticas y más transparentes las Instituciones Europeas, otorgando a sus ciudadanos un papel más participativo.
Hoy, 30 años después son muchas las preguntas que me planteo ¿qué hubiese pasado si España no hubiese entrado en la Unión Europea?, ¿cómo habría sido mi vida?. Realmente, ¿habría llegado a estudiar en el extranjero gracias a una beca Erasmus?. Incluso me pregunto si algún día habría llegado a trabajar en otro país de Europa que no fuese España. Si hubiese podido viajar tanto, sin tener que preocuparme del pasaporte, el cambio de divisas, la cultura o el idioma que me iba a encontrar allí. O si me hubiese interesado tanto por lo que pasa en otros países europeos a nivel político, cultural, social o económico.
Haciendo balance solo puedo decir que como casi todo, la entrada de España en la Unión Europea ha tenido sus pros y sus contras. Pero a mí no me cabe duda de que este hecho ha provocado cambios que no han dejado a nadie indiferente, ya que han dado paso a la modernización política, económica y social de España. Por eso, hoy los españoles tenemos algo que celebrar.

lunes, 1 de junio de 2015

Mons, capital europea de la cultura 2015

Viviendo en Bruselas, este año, una de las citas obligadas que me había marcado era acudir a Mons. Una ciudad valona a tan sólo 50 minutos en tren y que ha sido designada este año junto con la ciudad checa de Pilsen, capital europea de la cultura.
Así que este sábado nos desplazamos a Mons para ver el ambiente y disfrutar un poco de su diversidad cultural. En concreto, este fin de semana se celebraba la famosa festividad de "Doudou (Ducasse de Mons)". Un evento de origen medieval que se celebra todos los años a finales de mayo y que es Patrimonio Intangible de la Humanidad por la Unesco desde 2005.
Nosotras acudimos el sábado por lo que sólo vimos los preparativos de lo que se celebraría al día siguiente, el día grande. Pero aun así, el ambiente festivo se respiraba en la calle, la ciudad estaba abarrotada, se sucedían las bandas de música y los desfiles, vimos las reliquias de Sainte Waudru y hasta llegamos a ver la maqueta del dragón que participaría en el Combate de Lumeçon.
Y es que son 4 los hechos importantes que enmarcan la festividad de Doudou. El sábado por la tarde comenzaba con el  Descenso del relicario de Sainte Waudru. Fundadora de la ciudad y quién habría puesto fin a la plaga de la peste en la ciudad.  El domingo por la mañana tuvo lugar la Procesión del carro de oro, un cortejo religioso pero también histórico en el que diferentes grupos de personas vestidas con trajes de la época, se pasearon con los restos de la santa por las calles de Mons ante la atenta mirada de sus habitantes. Esta peregrinación terminó con el Ascenso del Carro de Oro a la Catedral.

A continuación, en la Grand Place se dio paso a la recreación del Combate de Lumeçon, donde según cuenta la leyenda, san Jorge acompañado de personajes de Lumeçon como diablos, hombre blancos, hombres árbol, bomberos y policías de cascos blancos o azules, esperarían acabar con el dragón. Allí enfrente del ayuntamiento millares de personas esperaban ansiosos el feliz desenlace, que san Jorge acabase con la vida del dragón que había aterrorizado a la ciudad durante tanto tiempo. Todo ello al son de la canción popular “Doudou”.

Este es sólo un ejemplo de los cerca de 300 eventos culturales y artísticos que se están celebrando durante este año en la ciudad de Mons. Una ciudad situada en el corazón de Valonia, con apenas 93.000 habitantes, pero que sin embargo cuenta con una inmensa riqueza y diversidad cultural que merece la pena disfrutar.


lunes, 11 de mayo de 2015

El Día de Europa desde el epicentro de la Unión Europea

Este sábado era un día especial, todos los europeos teníamos algo importante que celebrar. Han pasado ya 65 años desde que Robert Schuman, el ministro francés de Asuntos Exteriores, pronunciase la famosa Declaración en la que se asentaban las bases del proyecto común europeo, lo que actualmente se conoce como la Unión Europea.
28 Estados miembro, 507 millones de ciudadanos, una moneda única europea, un continuo desarrollo de políticas que favorecen y velan por los intereses de los europeos o la defensa de los derechos y valores europeos, son sólo algunos de los ejemplos de lo que representa la Unión Europea hoy en día.
Por eso, no se me ocurre una mejor ocasión para abrir las puertas de las Instituciones Europeas a todos los ciudadanos, que el 9 de mayo, Día de Europa. Con el fin de acercar aún más este proyecto común a todos los ciudadanos de los Estados miembro. Este año, tengo la suerte de vivir en Bruselas, en el centro de todo el mello. Así que ese día para mí ha sido aún más especial y europeo si cabe. Si esta experiencia ya está siendo muy interesante ya que me acerca aún más a los entresijos de la Unión Europea en algunas materias, el sábado fue un día completamente diferente. Las Instituciones Europeas mostraban su cara más  lúdica y festiva.

Desde las 10 de la mañana hasta las 6 de la tarde unos 30.000 ciudadanos hicimos largas colas para visitar las Instituciones Europeas. Parlamento Europeo, Consejo, Comisión Europea, Tribunal de Cuentas Europeo, Servicio Europeo de Acción Exterior, Comité Económico y Social Europeo, Comité de las Regiones, Defensor del Pueblo Europeo y Supervisor Europeo de Protección de Datos. 

En todos ellos, se mostraba a los visitantes el trabajo diario y lo que representa esa  Institución para nosotros, de una manera muy interactiva y dinámica. Actividades para todas las edades, debates, conferencias, documentales, conciertos y demostraciones de bailes típicos regionales. Puestos de comida para degustar productos de todos los Estados miembro. Incluso uno se podía disfrazar con trajes de la época y hacerse una foto de recuerdo, había talleres para pintarse la cara, juegos y muchos concursos sobre la Unión Europea con los que ganar numerosos regalos.
En definitiva, un sinfín de actividades de lo más interesante que hicieron disfrutar y acercar aún más la Unión Europea a  todos sus ciudadanos.





lunes, 20 de abril de 2015

El Teatro de Toone y sus marionetas

Una de las visitas obligadas en Bruselas para los amantes de la cultura, del teatro y más concretamente de las marionetas es acudir a una de las representaciones del Teatro de Toone[1]. Uno de los más antiguos del mundo.

El origen de este teatro se remonta a la época en la que el gobierno español, cerró todos los teatros de comedia por miedo a ser criticado. Fue entonces cuando, en el Barrio de Marolles, bajo clandestinidad, la familia Toone decidió  sustituir a los cómicos por las marionetas. Desde entonces, el Teatro de Toone ha ido pasando de generación en generación hasta llegar a la generación actual, la octava. Por lo que se puede decir, que es un negocio de lo más familiar y tradicional.

Así que este sábado acudí a ver uno de sus espectáculos. Este mes de abril, tiempo de Pascua, se representaba la obra del escritor belga Michel de Ghelderode,"El Misterio de la Pasión". Una tradición que se remonta a 1934. 
Una obra de dos horas, donde varios muñecos hechos de madera, pasta y trapos cobraban vida para contarnos como un tal Thomas Guys, condenado a muerte en 1440 acepta pasarse por Jesucristo, con la esperanza de ser indultado. Sometido a todas las torturas padecidas por Cristo, el prisionero se salva si acepta la crucifixión. Finalmente Thomas Guys supera todas las pruebas y es indultado.


El León de Flandes” o “Napoleón y Waterloo” son otras de las 200 obras clásicas de la literatura francesa, inglesa o neerlandesa que suelen ser representadas por los Toone en dialecto bruselense francés aunque también se pueden reservar en neerlandés, inglés, alemán, italiano y español.
Actualmente, el Teatro Toone se encuentra en la Rue du Marché aux Herbes, 66 dentro de un bar decorado con marionetas, que a su vez cuenta con una videoteca, un taller de marionetas y un museo.
Así que si quieres vivir la experiencia puedes acudir cualquier jueves, viernes o sábados a las 20h30 de la tarde y los sábados también hay un pase a las 16h de la tarde para ver la representación de las famosas marionetas de Toone.
  

[1] http://www.toone.be/spip.php?page=sommaire&lang=es